jueves, 26 de noviembre de 2009

Si entrenamos muchas horas bajo el sofocante sol








"Pitiriasis versicolor",

la causa es la acción de un hongo. En países cálidos afecta al 50% de la población.



Cuando comienza la exposición al sol, una parte de la población experimenta la aparición de "manchas en la piel". Si bien esto no constituye un problema grave de salud, suele ser un motivo estético de preocupación. Con frecuencia estas manchas son el resultado de la acción de un hongo, la malassezia furfur, que crece en la parte más superficial de la piel (capa córnea), actuando como una "pantalla" que a ese nivel modifica el efecto de los rayos solares. Aunque la presencia del hongo es previa, no se advertía durante el invierno, y sólo se hace evidente cuando el sol comienza a "tostar la piel".



Se trata de una afección de alta frecuencia en todo el mundo, sobre todo en las zonas cálidas y húmedas (tropicales), donde afecta hasta el 50% de la población general; pero en países de clima templado igualmente se ve, y en los meses cálidos llega a constituir hasta el 20% de las micosis superficiales.



La malassezia furfur es un tipo de levadura (un hongo), que requiere de aceites o grasas para multiplicarse. Por ello tiende a desarrollarse en áreas del cuerpo con más densidad de glándulas sebáceas, como el cuero cabelludo, cara y tronco. Aunque es un hongo saprofita, es decir, presente normalmente en la piel en su forma esporulada (redonda), se manifiesta como patógeno cuando debido a condiciones favorables adquiere la forma filamentosa (alargada), causante de las manchas.




 No se trata de una afección contagiosa, y tampoco se debe a un déficit de higiene corporal. Ocurre por predisposición genética, en personas que transpiran en abundancia y en quienes tienen tendencia a la desnutrición. Puesto que requiere de calor y la humedad para crecer, suele colonizar zonas del cuerpo cubiertas por la ropa, y se hace evidente cuando estas zonas se exponen al sol.



El hongo puede comprobarse en el microscopio, en la piel descamada, y también por adquirir un aspecto fluorescente bajo luz ultravioleta. Su nombre es "pitiriasis versicolor" debido al color variable de las manchas. En personas de piel clara aparecen lesiones color café, rosada, o rojas. En los de piel oscura, las manchas son claras en los lugares expuestos al sol y más blancas en sitios cubiertos.


Para aplicar los antimicóticos.

Se aplican en todo el tronco, cuello, brazos y piernas hasta las rodillas, asociados a un champú para el cuero cabelludo. Los antifúngicos por vía oral, como el ketoconazol, cuentan con pocos datos sobre su eficacia y seguridad. Se reservan para casos especiales.
¿Qué características tienen las manchas?


El color claro de la piel de debe a la inhibición causada por el hongo en la formación de melanina, que es el pigmento que colorea la piel. Otras veces, la inflamación de los melanocitos estimula la secreción de melanina y da el color oscuro.

Cómo tratarlas.

Se constatan recidivas frecuentes (60% el primer año y 80% el segundo), debido a que el hongo resulta poco accesible a los fármacos dentro del folículo piloso, o en la mucosa nasal. Sin embargo, la aplicación local de antimicóticos como el miconazol en general resulta eficaz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada