viernes, 15 de febrero de 2013

Importante articulo para conocer y cuidar la rodilla del corredor.


ATELO FEMORAL O RODILLA DEL CORREDOR



INTRODUCCIÓN

Del cuerpo humano se puede considerar a la rodilla como una de las articulaciones más complejas debido a varios factores; es la articulación más grande del cuerpo, es una de las que más esta sometida a esfuerzos extremos y que al mismo tiempo por su estructura anatómica y sus movimientos biomecánicos la vuelven en una de las más inestables.





Esta inestabilidad se da como resultado de la gran diferencia de las superficies articulares ya que el fémur tiene una forma de elipse que se articula contra una superficie plana y lisa como es la superficie articular del hueso de la tibia. Su estabilidad la adquiere de las relaciones que forman los ligamentos, los meniscos, la capsula articular, la rótula y músculos de la pierna.

Las lesiones de rodilla y en especial el síndrome patelo-femoral o rodilla del corredor es la primera causa de consulta con el médico especialista.

Esta es la lesión más frecuentes en los corredores tanto principiantes como en los mas experimentados o veteranos. Debido a los grandes esfuerzos a los que se somete


LA RÓTULA

Es un pequeño hueso sesamoideo (flotante) localizado frente al fémur, a este hueso también se le conoce como ¨patela¨, articulándose con los cóndilos femorales y a esta articulación se le denomina como articulación patelo-femoral y/o femorotuliana, este hueso es el que permite que el ser humano tenga la capacidad de correr, brincar, caminar, agacharse, etc.

Esto es debido a que la rótula tiene la capacidad de subir o bajar en el canal que se forma entre los cóndilos femorales de acuerdo a la actividad física que se esté realizando, este canal se encuentra protegido por el cartílago articular que tiene la función de permitir el deslizamiento de la rótula y de protección de las superficies articulares.




LAS FUNCIONES BÁSICAS DE LA RÓTULA SON;

Permite el deslizamiento del tendón rotuliano sobre la pierna, se le considera el punto de apoyo de la palanca del musculo de los cuádriceps, además permite que la rótula distribuya la fuerza que ejerce el musculo del cuádriceps sobre la pierna. Es parte del aparato extensor y además es la que resiste la fuerza al impedir el movimiento de flexión de la rodilla. Protege al tendón de los músculos cuádriceps, su lesión hace perder hasta un 30% de la fuerza de dicho músculo


CARTÍLAGO ARTICULAR

Tejido blanquecino, brillante y liso que tapiza los huesos de las articulaciones de la rodilla. Que permite amortiguar la sobrecarga de presión de las superficies articulares y el desplazamiento de las superficies óseas sin que se produzca fricción entre ellas. En general la función del cartílago es la de deslizamiento de la articulación, repartidor y trasmisor de presiones y amortiguador.


LA COMPOSICIÓN DEL CARTÍLAGO ES

2% de condrocitos

20-40 % de matriz extracelular (60% colágeno y 40% proteoglicanos, glucopreoteínas, elastina y sales de calcio

60-80% agua


RODILLA DEL CORREDOR Y/O SINDROME PATELO-FEMORAL

Es el reblandecimiento o degeneración del cartílago que recubre las superficies articulares de la rodilla principalmente de la superficie de la parte posterior de la rótula. Que causa dolor en la rodilla por que la estructura de dicho cartílago ha sido dañada. Dependiendo del estadio del padecimiento los síntomas pueden ser totalmente reversibles, es básico poner todos los medios para prevenir esta lesión.

La rodilla, es la articulación que posee la mayor superficie de cartílago articular de la anatomía humana. Este cartílago reviste los cóndilos femorales, platillos tíbiales y la rótula.

La lesión del cartílago articular de la rodilla no tratada convenientemente da lugar, a la larga, a un proceso destructivo que acabará en artrosis de rodilla (gonartrosis).

Esta lesión se trata de un estado patológico del cartílago rotuliano que comienza en las capas más profundas del mismo, se la considera como parte normal del proceso de envejecimiento o como una reacción del cartílago articular frente a fuerzas anormales.








CAUSAS

Esta lesión es la primera causa de lesión en los corredores y es muy alta en relación a otros padecimientos, lo mas importante es identificar las causas que lo provocan, por que solo así se podrá tener un diagnostico exacto y darnos como resultado el poder dar un tratamiento especifico para cada grado de lesión.
LAS CAUSAS PRINCIPALES DE ESTA LESIÓN SON;
La sobre utilización de la articulación de la rodilla al correr.
La intensidad de la carrera.
La frecuencia
La edad del corredor.

En el 50% de los sx. Patelo-famorales está presente en los corredores principiantes, ya que inician con demasiados kilómetros al correr, le siguen los corredores que por alguna causa han dejado de practicar la actividad por algún tiempo y por ultimo pero no menos importante en aquellos corredores que practican la actividad en terrenos irregulares principalmente en subidas y bajadas.




OTRAS CAUSAS QUE PROVOCAN ESTE PADECIMIENTO SON;

1. Mala alineación de los ejes de la rodilla, debido a un rompimiento del equilibrio de la fuerza que ejerce el musculo de los cuádriceps sobre la pierna. Es decir que por alguna razón uno o varios de los músculos del cuádriceps están con mayor o menor fuerza que el resto de estos mismo músculos. Lo que provoca desplazamientos hacia adentro o afuera de la pierna mientras se corre.

El movimiento de la patela no es el correcto, de modo que no se encuentra completamente centrada generando roces importantes que alteran al cartílago, volviéndolo más delgado e irregular, incluso con fisuras y roturas, realizan esfuerzos importantes por fricción crónica entre la rótula y la articulación del fémur al mover la rodilla.



2. Corredores con la pelvis ancha son más susceptibles de padecer esta lesión. La pelvis ancha hace que el fémur rote hacia adentro, originando así más rotación en la propia rodilla. La rotación anómala de la rodilla al correr provoca un desplazamiento de la rótula y se produce el dolor de rodilla. Esto puede ser causado por desequilibrios musculares de la pierna o por malos apoyos del pie.



3. Presión excesiva en la pierna al momento de la carrera, durante la fase de choque del talón sobre el piso. Eso provoca un reflejo hacia la rodilla provocando aumento de la presión intra articular de la rótula sobre los cóndilos femorales.





4.Las rodillas que o también a partir de una lesión aguda de la rótula tales como traumas, sobrepeso, sinovitis prolongada, mal alineamiento del mecanismo extensor de la rodilla, pronación del pie, rótula alta, subluxación, antecedentes genéticos, anomalías congénitas de la rótula. Entre otros. Las personas que previamente hayan sufrido una dislocación, una fractura u otra lesión en la rótula pueden tener más probabilidades de padecer condromalacia



5. Puede ser un signo de artritis de la rótula, que generalmente se observa en individuos de avanzada edad.


LAS CAUSAS EXTERNAS QUE PUDIÉRAMOS CONSIDERAR PARA QUE SE PRESENTE ESTE SÍNDROME PUEDEN SER;
Comenzar a entrenar sin calentar.
Corredores de fin de semana y sedentarismo en la vida diaria.
Terminar de correr sin estirar.
Tener sobrepeso.
No alternar días de entreno suave con intenso.
Calzado inadecuado.
Cuádriceps débiles, debilidad de los músculos internos del muslo.
Rodillas en X.
Torsión tibial (rotación externa de la parte baja de la pierna).
Aumento demasiado rápido del kilometraje semanal
Anormalidades estructurales: piernas desiguales en longitud, curva exagerada en la columna vertebral.
Alteración de la biomecánica de la marcha: pronación excesiva (rotación excesiva de los pies hacia dentro después de entrar en contacto con el suelo, aunque cierto grado de pronación es normal y evita las lesiones ayudando a distribuir la fuerza en todo el pie).
Supinadores.
Superficies de entreno duras.
Rótula asimétrica, demasiado plana.
Traumatismos directos sobre la rodilla.
Inestabilidad debida a lesión ligamentosa.
Anomalías estructurales de la rótula.


SIGNOS Y SINTOMAS
- El principal síntoma. La condromalacia es un padecimiento doloroso principalmente presente alrededor o detrás de la rótula, con dolor de tipo sordo.
El paciente refiere como si se escucharan sonidos o chasquidos principalmente al subir o bajar escaleras, caminar o al agacharse.
Empieza con una molestia que va agravándose con el tiempo, puede haber un poco de hinchazón alrededor de la rótula y como una sensación arenosa por debajo de ella.
Sensación de limitación al movimiento a la flexión de la rodilla acompañado de dolor.
puede afectar al paciente en distintos grados de intensidad.
Al estar mucho tiempo con la pierna en flexión (conduciendo mucho rato, en el cine) al incorporarse sensación de rigidez, dolor y bloqueo articular al tratar de extender la rodilla.
al correr; se presenta una fuerte molestia conforme van pasando los kilómetros.
Cada corredor puede sentir el dolor de forma diferente.
sensación de roce en la rodilla durante la carrera que se acentúa en las bajadas dando sensación de inestabilidad.
El dolor puede afectar a ambas rodillas.




INCIDENCIA
-los grupos más vulnerables son atletas, principalmente corredores.
Deportistas que someten a mucha presión a la rodilla, saltadores, ciclistas, futbolistas, etc.
personas sometidas a mucho estrés y carga de trabajo, pues imprimen tensión anormal a las rodillas.
como adultos mayores, debido a que sus articulaciones se resienten con mayor facilidad y llegan a presentar problemas de artritis (inflamación del tejido articular) o artrosis (desgaste o destrucción del cartílago).


LA EXPLORACIÓN:

El mecanismo de producción de la lesión orientará al diagnóstico. El traumatólogo, el médico del deporte y un médico experto, tras una exploración exhaustiva de la rodilla, buscará signos clínicos como:
Atrofia de los cuádriceps.
Acortamiento de Isquiotibiales.
Acortamiento de Tríceps sural.
Ligera hinchazón (derrame sinovial)
Dolor a la percusión de la rótula con la pierna en extensión.
Sensibilidad dolorosa a la palpación al presionar la cara posterior de la rótula.
Contracción refleja del cuádriceps (músculos del muslo), cuando movilizamos la rótula lateralmente.
Reproducción del dolor, cuando el médico, apoyándose encima del tobillo con la rodilla flexionada a 90º, nos indica que intentemos extender al máximo la pierna.
Pronación del retropié.
Roces y chasquidos de la rótula sobre el fémur durante los movimientos de flexoextensión de la rodilla.
Atrofia (amiotrofia) del cuádriceps, especialmente del vasto interno.
Déficit de flexibilidad que contribuyen a anormalidad biomecánica fémoro- rotuliana.
Torsión femoral interna.
Genu valgo, valgo y recurvatum.
Rótula alta.
Rotación interna de la tibia.

Es posible que no sean necesarias efectuar pruebas complementarias si se ha llegado de este modo al diagnóstico.


PRUEBAS COMPLEMENTARIAS:

La radiografía simple: anteroposterior y lateral a 60º (para descartar lesiones asociadas) y axial 30º (para apreciar si existen desalineaciones femoro-rotulianas), y en extensión de perfil con el cuádriceps contraído para eliminar inestabilidad de rótula.

TAC y la Resonancia Magnética, son más sensibles pero sólo se indican cuando el tratamiento conservador ha fracasado.

El médico lleva a cabo el examen físico. La rodilla puede estar sensible y levemente hinchada y es posible que la rótula no esté alineada perfectamente con el fémur (hueso de la cadera).

Cuando la persona endereza la rodilla, se puede experimentar una sensación de rozamiento debajo de la rótula y al presionar esta última cuando la rodilla está recta se puede sentir dolor.

Las radiografías son usualmente normales, aunque una vista especial de la rótula con rayos X puede mostrar signos de artritis o inclinación.


TRATAMIENTO

El tratamiento dependerá del origen específico del dolor. Ya que decir síndrome patelo-femoral o condromalacia rotuliana no se pueden considerar como diagnósticos. Son el resultado de que algo esta pasando en esa rodilla. Ejem: Si el problema se debe a un estrechamiento de la banda ileotibial, el tratamiento se enfocará en rehabilitar esos ligamentos. Si el paciente está afectado por una irritacion de la rama infrapatelar del nervio safeno, el tratamiento puede consistir en infiltraciones. Si la causa es postural, el tratamiento se enfocará en fisioterapia a nivel del abdomen, pelvis y cadera.

Es por eso que aquí solo se darán recomendaciones generales del tratamiento a seguir, pero quien deberá especificar el tratamiento a seguir será sin dudas el medico tratante del padecimiento.


REPOSO E INMOVILIZACIÓN.

El reposo temporal, se debe limitar la participación en deportes y actividades extenuantes hasta que el dolor haya pasado. Evitar las actividades que incrementen el dolor en la rodilla, como las flexiones profundas de la misma.


MEDICAMENTOS ANTIINFLAMATORIOS NO ESTEROIDES PARA EL DOLOR.

Como ibuprofeno, naproxeno o aspirina, pueden ayudar a aliviar el dolor.


FISIOTERAPIA;

Fortalecimiento principalmente de los cuádriceps.

Estiramiento principalmente de los isquiotibiales.

Utilizando plantillas correctoras de descarga para corredores

Uso de bandas rotuliana (van debajo de la rotula)



Tratamiento en etapa aguda;

Colocar hielo sobre la rodilla por 20 ó 30 minutos cada 3 ó 4 horas durante los primeros 2 ó 3 días o hasta que el dolor desaparezca.

Elevar la rodilla colocándola sobre una almohada cuando la rodilla le duele


LA CIRUGÍA;

Si existe algún problema de alineamiento de la rótula que no puede ser corregido con terapia. Puede ser artroscópica (usando una cámara que permite hacer una incisión más pequeña) o abierta.


EXPECTATIVAS (PRONÓSTICO)

La condromalacia rotuliana generalmente mejora con terapia y con la administración de AINES. El éxito de la cirugía, en las pocas personas que la necesitan, es aproximadamente del 60 al 90% de los casos.

Cada persona se recupera de su lesión a un ritmo diferente. Su vuelta al nivel de actividad que realizaba anteriormente dependerá de la recuperación de su rodilla y no de cuántos días o semanas han pasado desde que se produjo la lesión. En general, cuánto más tiempo tarde en iniciar su tratamiento después de tener síntomas, más tiempo tardará en sanarse. El objetivo de la rehabilitación es que pueda volver a realizar sus actividades normales lo más pronto posible. Si vuelve a sus actividades normales antes de tiempo, puede agravar su lesión.

Podrá retornar a las actividades normales en forma segura cuando pueda hacer lo siguiente, en el orden en que aparece en la lista:

Puede estirar y doblar la rodilla lesionada por completo sin dolor.

Su rodilla y su pierna han vuelto a tener la resistencia normal comparada con la rodilla y pierna que no están lesionadas.

Puede caminar, agacharse y ponerse en cuclillas sin dolor.


COMPLICACIONES

La complicación principal es que el tratamiento no sea efectivo para aliviar el dolor.

Cuando la cirugía se hace necesaria, algunas de las complicaciones quirúrgicas son infección, falta de alivio del dolor y empeoramiento del mismo.


PREVENCIÓN

Se deben evitar los traumatismos y el esfuerzo anormal en la rodilla. Los músculos de la pierna se deben mantener fuertes y flexibles, especialmente el cuádriceps y los tendones de la corva. El síndrome de sobrecarga patelofemoral se puede prevenir fortaleciendo los músculos del muslo, sobre todo la parte interna de este grupo de músculos. También es importante usar zapatos que calcen bien y que tengan un buen apoyo del arco.


PREVENCIÓN. (EJERCICIOS Y ESTIRAMIENTOS):

Si queremos prevenir las lesiones de rodilla, entre otros, deberemos cuidar nuestra musculatura. Si entrenamos con desniveles o participamos en carreras donde existan, y sobretodo en montaña y caminos, generamos una contracción excéntrica (sobretodo en las bajadas), mucho más acentuada que en una carrera o entreno llano. Este tipo de contracción necesita la musculatura y la zona músculo-tendinosa del cuadriceps y zona rotuliana. Al correr fortalecemos la musculatura, pero para hacerlo de forma significativa debemos ejercitarla contra una mayor resistencia de forma progresiva.

Para proteger la rodilla en la carrera, es necesaria la fuerza del músculo CUADRICEPS, [compuesto por tres cabezas dinámicas: vasto interno (o medial), vasto externo (o lateral) y crural (el más profundo, sigue la dirección del recto anterior pero en un plano más profundo) que se insertan en una sola articulación: la rodilla y una cabeza estática: recto anterior músculo bi-articular que interviene en dos articulaciones: la rodilla y la cadera. La terminación de estos cuatro músculos se insertan por un tendón común sobre la zona más alta de la tibia (la tuberosidad tibial), formando el tendón rotuliano, (esto le da el papel de freno al cuadriceps en las bajadas)] y los ISQUIOTIBIALES Y TRÍCEPS SURAL.

El objetivo es equilibrar las fuerzas que estabilizan la rótula, con ejercicios de fortalecimiento, isométricos, propiocepción, estiramientos, etc. Si existe lesión, primero haremos tratamiento antiinflamatorio y antiálgico, en una segunda fase iremos haciendo estiramientos sin dolor, ejercicios suaves de musculación, y en una tercera fase, cuando no exista lesión la amplitud del movimiento será normal y procederemos a los ejercicios de fuerza y a la carrera, y estiramientos.

La propiocepción: es el trabajo del equilibrio, la adaptación muscular de manera automática en la posición de desequilibrio

Ejercicios de flexibilidad y fortalecimiento. Fortalecer cuádriceps sobre todo en los casos de atrofia, estirar isquiotibiales. Reeducación muscular, ejercicios isométricos de los cuádriceps básicos para la rodilla, y sobre todo en extensión de la rodilla.

Calentamiento antes del entrenamiento y estiramientos después.

Fuente:http://www.revista-goandrun.com

6 comentarios:

  1. Para proteger las articulaciones, mi farmacéutico me ha recomendado un producto que se llama Bonflex Colágeno. ¿Alguien lleva tiempo tomándolo y ha notado mejoría? Felicidades por el blog!

    ResponderEliminar
  2. Tmabien es importante ejercitar las rodillas, una buena rutina te puede ayudar a prevenir lesiones y andar mas seguro.

    ResponderEliminar
  3. B.tardes.Me interesa este foro, pues tengo una condromalacia rotuliana grado IV. Estoy en manos de un fisio y yendo a un gym para fortalecer los músculos de las piernas. Vivo en Sevilla y mi seguro es Asisa, ¿ alguien me recomienda un traumatólogo bueno k esté en este seguro?. Actualmente estoy con el dr. López Vizcaya, pero me gustaría tener una segunda opinión. Gracias. X cierto, es bastante bueno tomar colágeno y magnesio, para la práctica de cualquier deporte.

    ResponderEliminar
  4. B.tardes.Me interesa este foro, pues tengo una condromalacia rotuliana grado IV. Estoy en manos de un fisio y yendo a un gym para fortalecer los músculos de las piernas. Vivo en Sevilla y mi seguro es Asisa, ¿ alguien me recomienda un traumatólogo bueno k esté en este seguro?. Actualmente estoy con el dr. López Vizcaya, pero me gustaría tener una segunda opinión. Gracias. X cierto, es bastante bueno tomar colágeno y magnesio, para la práctica de cualquier deporte.

    ResponderEliminar
  5. Gran artículo. Llevo 2 semanas googleando, leyendo artículos,foros,blogs y es de lo más completo. Mi conclusión personal es que de los 4 enfoques (nutritivo/medicinal;infiltraciones ac.hialurónico/plaquetas/factores crecimiento/células madre; trabajo con un fisio; operación) el que más cunde es el trabajo con un fisio. Consigues aumentar la distancia entre huesos, y por tanto reducir el deterioro del cartílago o en caso de ya no existir, se reduce la fricción entre huesos. Así se evita que se desprenda un trozo de cartílago o hueso y que luego dañe e inflame la rodilla y tb se evita que el hueso pierda masa y luego se regenere incorrrectamente generando inflamación. Y además si el origen es biomecánico en muchos casos se puede corregir tb con un fisio, lo cual no nos devolverá el cartílago perdido pero evitará que se pierda más, teniendo en cuenta que si ya hay fricción entre huesos tb hará falta haber fortalecido el cudriceps.Un ejemplo de todo esto es el septuagenario Carlos Soria, que sigue subiendo 8 miles con artrosis.Saludos

    ResponderEliminar