jueves, 27 de octubre de 2011

Cómo curar un esguince de tobillo


Cómo curar un esguince de tobillo


tobillo
NATXO CORRAL. ¿Quién no ha sufrido alguna vez un esguince de tobillo? El esguince, considerado una lesión ligada al mundo del deporte, es sin embargo un percance que acontece de manera frecuente dentro de las actividades cotidianas. Un mal apoyo al caminar, la acción refleja de apoyar la mano ante una caída, por ejemplo, pueden desembocar en este tipo de lesión.
En el presente post se tratará de explicar su definición, naturaleza exacta, para una correcta identificación y, los posibles tratamientos.
Se define como un daño estructural parcial en las fibras que conforman un ligamento sin llegar al punto de ruptura del mismo.
Los ligamentos, son estructuras formadas por, sirva como ejemplo gráfico, una especie de cordones fibrosos. Se ubican en todas las articulaciones del cuerpo, confiriéndoles estabilidad y, uniendo los huesos entre sí. Estos nexos de unión articular, se ven sometidos a una serie de lesiones, en su mayoría desconocidas por los pacientes, de relativa importancia dependiendo de cómo se vean afectadas las estructuras ligamentosas de la articulación.
División de los esguinces según su grado
a) Grado I
Esguinces provocados por sobreestiramiento del ligamento produciendo una leve hinchazón de la zona afectada. El tiempo de recuperación es corto, si bien debe tenerse en cuenta, para establecer dicho intervalo, la actividad desarrollada por la persona. Aceptando esta salvedad, la duración del mismo puede estimarse entre10 y 20 días.
b) Grado II
Este grado se alcanza cuando se produce la ruptura parcial del ligamento. Sus efectos se perciben de forma inmediata, apareciendo una hinchazón instantánea de la zona afectada. El tiempo de recuperación aumenta de manera lógica y significativa a periodos comprendidos entre 20 y 40 días.
c) Grado III
Dentro de este grupo se encuadran las roturas de ligamentos. Llegados a este punto, conviene aclarar que si consideramos el diagnóstico de esguince, se entiende que no va a recurrirse a tratamientos de índole quirúrgica. El tiempo de recuperación será imperativamente superior, 8 semanas de promedio, al tener que cicatrizar el ligamento.
Causas de los esquinces
A diferencia de otro tipo de lesiones, aparece de forma fortuita, a consecuencia de un hecho concreto, en este caso, un estiramiento por encima del límite de elasticidad del ligamento, al ser éste el primero en absorber los estiramientos a los cuales son sometidas las articulaciones.
Síntomas del esguince
A continuación, se van a definir los síntomas más comunes y, reconocibles:
A) Dolor intenso en la articulación: Suele derivar en la imposibilidad de mover la articulación afectada.
B) Inflamación de la zona afectada: Se distingue fácilmente de una luxación o fractura, que pueden aparecer por las mismas causas, al no presentar deformidad la articulación afectada; obviando la hinchazón inherente al esguince, el aspecto es normal.
C) Aparición de hematomas: Es menos frecuente e implica la ruptura de algún vaso sanguíneo de la zona afectada.
D) Calor local: Incremento de la temperatura en la zona, derivado de la inflamación.
E) Alteración de la sensibilidad localizada en la zona del ligamento lesionado.
Prevención
Sin lugar a dudas, como en todo tipo de lesiones, la prevención es el mejor tratamiento. A continuación pasamos a exponer una serie de consejos para prevenir esguinces:
a) Calentamiento
Un calentamiento “adecuado”, proporcionará a las articulaciones la preparación necesaria para evitar percances. Se debe aplicar en cada caso una tabla de ejercicios próximo en grado de exigencia a la actividad física a realizar. Es vital preparar nuestro cuerpo.
b) Propiocepión
Dentro del campo profesional, los trabajos propioceptivos son cada vez más habituales. Se entiende por propioceptivo, el conjunto de procesos necesarios para preparar la articulación ante los posibles mecanismos de una lesión. Este concepto, será debidamente tratado en un futuro artículo dada su importancia.
Tipos de tratamiento del esguince
A continuación, se van a presentar una serie de posibles tratamientos, los cuales pueden combinarse si es menester, en función de la gravedad del esguince.
1) Tratamiento primario
Este tratamiento se basa en acciones sencillas, pudiendo realizarse de manera particular, siendo muy útil y efectivo en todo tipo de esguinces si bien, en casos graves o, si se quiere reducir el periodo de recuperación, debe combinarse con los dos siguientes. Consta de 4 procesos:
A) Reposo
Es imprescindible en el proceso de recuperación. Debemos eliminar las posibles cargas sobre la articulación afectada durante un periodo mínimo de 24 a 48 horas. En el caso de tratarse del tobillo o la rodilla, se puede optar por una carga parcial, es decir, se apoya el pie pero no se carga el peso o bien descargar la zona por medio de muletas evitando apoyar el pie.
B) Aplicación de frío
Como se explicó en el artículo anterior, el hielo es un antiinflamatorio natural. Debemos aplicar frío durante las primeras 48 horas cada 2 horas 15 minutos.
C) Compresión
Se debe comprimir la zona lesionada con un vendaje elástico. Éste protege el ligamento lesionado y reduce la inflamación. La tensión del vendaje debe ser firme y uniforme, evitando aprietes excesivos. No es conveniente mantener el vendaje compresivo pasadas las primeras 48 horas.

D) Elevación

Mientras se aplica hielo, es conveniente elevar la zona lesionada por encima del nivel del corazón. Se recomienda este procedimiento en las horas inmediatamente posteriores a la lesión, con el vendaje de compresión colocado.
2) Tratamiento con medicamentos
Existen una serie de medicamentos como el paracetamol para el dolor. Los antiinflamatorios no esteroideos son igualmente efectivos para el control del dolor, presentando mayores efectos secundarios, con la ventaja de poder reducir el tiempo de curación. El uso de este tipo de medicamentos, siempre bajo prescripción médica, esta justificada si se prima una vuelta rápida a la actividad.

3) Tratamiento fisioterápico

Este tipo de tratamiento debe realizarse bajo el control de un fisioterapeuta. Consta de los siguientes procesos:
A) Movilización temprana
Consiste en ir aumentando de manera paulatina el rango de movimiento de la articulación. Se debe trabajar sin llegar al umbral del dolor.
B) Baños de contraste
Junto con la aplicación de frío, nos ayudará a disminuir la inflamación.
C) Reducir la inflamación
Se comienza con un buen masaje para drenar la articulación, aplicando de manera conjunta técnicas para reducir la inflamación, siendo el más utilizado y útil la aplicación de ultrasonidos.
D) Fortalecimiento de los músculos
Tras el período de inmovilización la musculatura se encuentra debilitada. El objetivo de esta técnica es potenciar los músculos que circundan la articulación para, de esta forma, aumentar la resistencia de la zona afectada, evitando que se reproduzca la lesión.
E) Reeducación propioceptiva
Comentado en apartados anteriores, este concepto será ampliado en un artículo posterior y, resulta fundamental para que la articulación recupere su operatividad habitual.

Fuente Menecesitas.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada