domingo, 11 de diciembre de 2011

Cómo incrementar la capacidad pulmonar


El pranayama, la natación y los hábitos saludables son las maneras más eficaces de incrementar nuestra capacidad pulmonar y mejorar así nuestra calidad de vida.

La capacidad pulmonar es el volumen de aire que el aparato respiratorio puede contener, las personas que no cuentan con una buena capacidad pulmonar usualmente presentan enfermedades respiratorias, pero la práctica de ejercicios respiratorios y cardiovasculares puede ayudar a mejorar la salud y a incrementar la capacidad pulmonar de una manera notoria

Ejercicios de pranayama: técnicas de respiración

Iniciaremos los ejercicios inhalando y exhalando por la nariz de una manera rápida y profunda, contrayendo los abdominales. Después inflaremos la caja torácica al inhalar por la nariz y la contraeremos al exhalar por la boca. Otro tipo de respiración efectiva consiste en inhalar con la fosa nasal derecha y exhalar con la fosa nasal izquierda, y viceversa.

La natación es uno de los deportes más apropiados para mejorar la capacidad de nuestros pulmones, iniciaremos realizando largos buceando, después comenzaremos con estilos básicos como crol. La caminata puede ayudarnos, pero si tenemos asma debemos iniciar con cautela y con el apoyo de nuestro médico, pues puede ser contraproducente

Lo que siempre debemos de evitar, para mejorar nuestra capacidad pulmonar

El fumar puede reducir la capacidad de nuestros pulmones, además de la contaminación en el medio ambiente. Nuestros pulmones son el reflejo de nuestro estilo de vida, evitemos realizar ejercicio en lugares con alto índice de contaminación, pues sí lo hacemos,en vez de mejorar nuestra capacidad pulmonar, nos enfermaremos.

El estrés diario también es un impedimento para mejorar la capacidad de nuestros pulmones, debemos de estar relajados, comer sanamente y realizar actividad física con regularidad. Si presentamos algún tipo de enfermedad respiratoria, con más razón debemos de ejercitar nuestros pulmones, pero siempre consultando a nuestro médico.

Debemos recordar iniciar nuestro entrenamiento de una manera gradual y evitar realizar cambios bruscos de velocidad al correr o nadar, esto porque podemos sofocarnos si iniciamos de una manera exagerada. También es de ayuda lavarnos las fosas nasales para darle mejor entrada al oxígeno, podemos utilizar agua con sal o agua de mar.

Fuente Utilidad.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada