miércoles, 3 de octubre de 2012

La importancia de la FLEXIBILIDAD.




 Muchas veces el ser humano no le presta la suficiente atención o no le da demasiada importancia al tema de la flexibilidad.
En numerosas ocasiones, se tiende a utilizar indistintamente como sinónimos los términos: flexibilidad, agilidad, movilidad articular, elasticidad, estiramiento o amplitud, y esto es un error, ya que son términos distintos, por ello, creo que para poder distinguirlos debemos saber algunas cosas básicas sobre ellos:
  • La flexibilidad es una propiedad intrínseca de los tejidos del cuerpo que determina el rango de movimiento articular que es posible alcanzar sin riesgo de lesión.
  • La movilidad articular es el grado de movimiento que tiene una articulación.
  • La amplitud es la capacidad para realizar movimientos con el recorrido adecuado.
  • Elasticidad es la propiedad que poseen los componentes del músculo para recuperar su estado.
  • La agilidad es la capacidad de ejecutar movimientos voluntarios con mayor amplitud en determinadas articulaciones.
Una vez definidos los diferentes términos que pueden llevar a confusión, es conveniente conocer los tipos de flexibilidad que existen. Globalmente se dividen en dos:
  • En cuanto al contexto en el que se trabaja la flexibilidad, existen dos tipos diferenciados: la general y la especial.La general corresponde al alcance normal de la amplitud de movimientos en la vida cotidiana mientras que la especial se encuentra relacionada con las características específicas de la especialidad deportiva.
  • En cuanto a su forma de desarrollo, hay dos tipos básicos de trabajo:
    • Método pasivo; referida a la amplitud de movimiento respecto a una articulación, sin poner énfasis en la velocidad para alcanzar amplitudes máximas de una o varias articulaciones.
    • Método activo; la capacidad de realizar una amplitud de movimiento de la articulación en la ejecución de una actividad física, tanto a velocidad normal como acelerada.
Con respecto a las formas que tenemos de trabajar la flexibilidad podemos encontrar los siguientes tipos: dinámico, estático y combinado estático-dinámico. En el trabajo dinámico, el sujeto realiza el ejercicio combinando rítmicamente la elongación y el acortamiento de los músculos por medio de una actividad muscular balística y dinámica para conseguir una mayor longitud del músculo y una mayor amplitud. El trabajo estático, se realiza mediante en mantenimiento de una posición o separación articular máxima durante un tiempo determinado en la que el sujeto mantiene una posición determinada. Por último, el trabajo combinado estático-dinámico, es una mezcla de ejercicios dinámicos y estáticos con asistencia de un compañero o con un peso adicional.
Podemos encontrar diferentes factores que van a incidir sobre la flexibilidad, estos son factores endógenos como son: la edad, el sexo, la genética de cada individuo, la condición física en la que se encuentre en ese momento y el estado emocional; y los factores exógenos que también pueden influir en la flexibilidad son: la hora del día, la temperatura ambiente, el calentamiento previo que se haya realizado, el tipo de trabajo, la raza y las costumbres.
Por último, algunas de las consideraciones generales que se deben de tener en cuenta para trabajar de forma adecuada la flexibilidad son las siguientes:
  1. El CALENTAMIENTO debe de ser SUFICIENTE
  2. Tiene que haber una VARIEDAD de SISTEMAS de TRABAJO
  3. La RESPIRACIÓN siempre debe de ser NORMAL
  4. Hay que EVITAR el DOLOR.
  5. Se debe de EVITAR la COMPETICIÓN mientras se está trabajando la flexibilidad
  6. ELEGIR un BUEN AMBIENTE, un cómoda VESTIMENTA, un adecuado EQUIPAMIENTO…
Una de las consideraciones que más se debe de tener en cuenta es que NO hay que REALIZAR ESTIRAMIENTOS ANTE UNA LESIÓN MUSCULO-ESQUELÉTICA.



Cortesía de José Chover Calás
Estudia en la UPV y es entrenador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada