lunes, 29 de octubre de 2012

Quieres correr rápido?

Aprende como funcionan tus músculos y ponlos a trabajar


El reclutamiento de las fibras musculares

Las fibras musculares humanas son utilizadas en un estilo de todo o nada; o existe una señal suficiente para reclutar una unidad motora donde ella es activada o no

Cuando una fibra es reclutada se activa con diferentes frecuencias para alterar su fuerza; entonces un aumento gradual de la fuerza hará que una fibra sea reclutada en su frecuencia de codificación más baja.

A medida que las exigencias de fuerza aumentan, también aumenta el ratio de codificación y esto aumentaría la tensión de la fibra.

Sin embargo si una fibra es reclutada a una tensión correcta y el nivel de fatiga aumenta, entonces el ratio de codificación será incrementado sólo para mantener la tensión necesaria.

El reclutamento es ordenado basado en el tamaño de la unidad motora; se aumenta de menor a mayor donde la fuerza momentánea necesaria con base en el porcentaje del esfuerzo momentáneo máximo determina el número necesario de unidades motoras para la tarea.

La mayoría de las unidades motoras de mayor tamaño consisten ciertos tipos de fibras aunque el tipo de fibra no sea la razón en sí; el reclutamento completo ocurre antes que la fuerza total haya sido alcanzada y dependiendo de las estructuras musculares envueltas ocurriendo entre los 60% a 90% del esfuerzo total.

El aumento de la fuerza después de haber ocurrido el recrutamento completo es generado por el ratio de codificación y sincronización de las unidades motoras; ambos son métodos de manipulación neural donde el sistema nervioso central dispara las fibras a un ritmo más rápido o tiene unidades motoras activas en cualquier punto del tiempo.

El ratio típico de de la frecuencia de codificación puede variar de los 10hz a 20 hz hasta a los 50 hz o más, sin embargo cada hebra sólo puede generar su tensión máxima momentánea pero esta tensión es generada a un ratio más elevado haciendo que más fibras se encuentren activas en cualquier punto del tiempo incrementando así la fuerza total.

La activación es un término usado para describir la cantidad potencial de fuerza máxima que un individuo es capaza de generar por su propio esfuerzo interno.

Los individuos bastante motivados generalmente son capaces de activar su musculatura en la totalidad y aquellos que no lo consiguen, están muy próximos a la activación completa y llegan a ella con la práctica.

Todo esto significa que la mayoría de las personas son capaces de no sólo reclutar todas las unidades motoras sino también alcanzar la fuerza voluntaria máxima; esto fue probado gracias al máximo de fuerza obtenida por ensayos con estimulación eléctrica.

Las ganancias de fuerza neurales

Esto se relaciona con el concepto de la “fuerza sin tamaño” donde el desempeño y/o resistencia aumenta sin ganancias evidentes en el área transversal (masa muscular) y si bien no habría margen de maniobras para aumentar la fuerza solo con mecanismos neurales, existen otros medios:

- Los individuos que no puedan activar completamente su musculatura desarrollarán esa capacidad en poco tiempo.
- La reducción de las contracciones antagónicas permitirán la generación de fuerza eficiente por el/los agonista/s.
- La coordinación de músculos estabilizadores hará que las contracciones sean más efectivas y eficientes.
- El aumento de las vías metabólicas y/o reservas de glucógeno, así como el incremento de la aptitud cardiovascular permitirá una mejor limpieza de los residuos metabólicos y una mayor tolerancia al dolor inducirá a un desempeño más intenso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada