viernes, 11 de septiembre de 2009

Ruedas para Triatlon



Hablar de ruedas en el ciclismo en los últimos años es bastante común, se ha escrito mucho y discutido también un montón sobre las bondades y ventajas de una u otra marca, o los rendimientos de determinados tipos de ruedas.


Hace como 10 años atrás cuando comenzaron estas controversias sobre las diferentes ruedas para bicicletas, leí en la revista española Bici Sport que luego de haber experimentado con varios tipos de aros en la misma bicicleta y el mismo ciclista en un kilómetro contra reloj, y medir esto con un velocímetro fijo digital (como el radar que se usa para hacer multas por exceder la velocidad máxima con el auto), determinaron que no había diferencias en cuanto al tiempo y la velocidad desarrollada, por lo que la nota terminaba diciendo a modo de moraleja: “pues si te hace feliz pedalear con ellas, pónselas”.





Por otro lado las publicidades de las distintas marcas de ruedas, en la promoción de las mismas, se puede ver que además del peso, la resistencia al aire, o el tipo de rodamientos que tiene. Como dato, terminan marcando la diferencia que hay en el tiempo de los 40 kilómetros de un olímpico, entre una rueda convencional y la que ellos publicitan, este diferencia es de 40 segundos. Lo que nos hace pensar sabiendo los valores que tienen todas estas ruedas de carbono e importadas, ¿Cuánto valen estos 40 segundos?



A la hora de decidir que ruedas comprar, hay varios elementos a tener en cuenta, al igual que en el tenis con las raquetas o en el atletismo con el calzado, la tecnología ha desarrollado una rueda para cada ciclista y bicicleta. Es más, si lo vemos más en detalle, inclusive de acuerdo al tipo de circuito o el clima, esto también determinan la rueda a usar.



El objetivo de las ruedas de aro “ancho” es el de bajar la resistencia al aire por parte de la rueda, lo que se conoce como turbulencia, que en teoría va en contra de la velocidad desarrollada. Incluso las ruedas lenticulares o “tapadas”, que buscan anular por completo este rozamiento al aire. Por eso quizás lo más importante ante comprar, es saber cual es el peso del par de ruedas, que tipo de rodamientos tienen (rulemán o bujes), que en definitiva es lo que va a establecer la mayor diferencia.



Yo en particular como todos los que hace años que corremos, tengo varios juegos de ruedas, se ve que me dejé convencer por la publicidad y el consumismo. Unos para entrenar y otros para competir, todos con clincher por una cuestión de costos (duración y valor de los tubos). Para entrenar uso unas Mavic comunes con la masa de Ultegra que es el grupo que tengo en la bicicleta, y la cubierta prefiero unas más anchas de 22 o 23 milímetros, de las más baratas, así que más de 100 libras de presión no les puedo dar. En cambio para competir, durante muchos años use unas Zipp 404 con masa de carbono Zipp y cierres de titanio. También las alterne con una lenticular trasera Hed que me dio muy buenos resultados. Siempre con clinchers Continental, lo que permite darle 140 libras de presión, este no es un detalle menor.



Otra de las ruedas que usé desde que volví al rodado 28 son las Spinergy Rev X que también rindieron muy bien. Esto depende como lo dije anteriormente, del día y del circuito, estamos hablando de larga distancia y sin subidas y bajadas y sin grandes vientos. Por eso estimados compañeros de rutas, tengan en cuenta el peso y los rodamientos, preferentemente rulemanes, y también el costo, hay ruedas muy caras en dólares que no son tan buenas como nos los quieren hacer creer. Hay que buscar, preguntar, en función de la bici que tenemos, y además, cada uno sabe como pedalea.



Por eso otra vez: “Si te hace feliz, póselas”.

Fuente:  Carlos ‘Paco’ Gonzalez de Atletas.info

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada