viernes, 7 de octubre de 2011

Ayudas ergogénicas





Es común escuchar en el ámbito de las carreras populares y de alta competición comentarios relativos al empleo de ayudas ergogénicas, suplementos o complementos para aumentar el rendimiento deportivo.En el deporte, una ayuda ergogénica puede ser definida como una técnica o sustancia empleada con el propósito de mejorar la utilización de energía, incluyendo su producción, control y eficiencia. Son procedimientos que básicamente ayudan a potenciar alguna cualidad física, como la fuerza, la velocidad, la coordinación, ayudan a disminuir la ansiedad, los temblores, el control del peso, el aumento de la agresividad, la mejora de la actitud competitiva, y la demora de la fatiga o aceleración de la recuperación del organismo.
De entrada es evidente que los términos antes empleados denotan posibles confusiones, iniciando por ejemplo con la ausencia de discriminación entre ayudas, suplementos o complementos, usado indistintamente.
Por otro lado, se habla de rendimiento deportivo y es posible que algunos de los corredores realmente no cumplan con algún requisito indispensable para hablar de deporte como sería la competición y,probablemente, se trate más de una carrera con fines recreativos. De allí, la importancia de fomentar los aspectos preventivos.

En general, algunas ayudas (ergogénicas) son positivas para los deportistas; sin embargo, otras son inefectivas y hasta perjudiciales al ser administradas sin control por personas sin formación, y sin conocimientos médicos (sustancias farmacológicas consideradas doping). En este sentido cabe destacar que la investigación nutricional ha realizado estudios sobre grupos de deportistas, aportando pruebas sobre la efectividad de la aplicación de suplementos selectivos en las dosis adecuadas según el tipo de actividad y con resultados en la mejora del rendimiento deportivo.
Hago las precisiones anteriores debido a que si ya de entrada existen dudas con respecto a la terminología correcta para referirnos a este tópico, imaginen el gran desconocimiento que existe alrededor del apoyo con sustancias de diverso tipo para la mejora del rendimiento motor.
Me permito comentar de manera breve los resultados vertidos en un texto científico publicado en la revista JAMA en 1992 por Philen; quien destaca lo siguiente:
De 12 prestigiosas revistas comerciales (no científicas) que circulan en el mercado se promocionaban 89 marcas que vendían 311 productos, que incluían 235 ingredientes, muchos de los cuales eran aminoácidos no especificados. En el 22% de los productos no se encontraban leyendas con los contenidos específicos. Lo que más promovían eran mejorías sustantivas en la fuerza y ganancia de músculo.
En otro estudio que procuraba indagar la fuente de información de los atletas universitarios estadounidenses (NCAA) de la división I se demostró que revistas, como las mencionadas antes, eran tomadas como referencia importante. Asimismo se destacó el uso de diferentes suplementos siendo, en orden de frecuencia, la creatina; los concentrados proteicos; la cafeína; el ginseng; los aminoácidos; la vitamina C; la vitamina E; los multivitamínicos; el zinc; el cobre y el magnesio, entre los más usados.
Dentro del reporte sobre el factor de motivación más importante- para tomar la decisión de usar suplementos- están en orden de frecuencia: el entrenador o trainer, un amigo o miembro de la familia, revistas y libros y, en último lugar, un médico o nutriólogo (nutricionista).
Estos datos son duros y contundentes. Nuestros atletas usan suplementos cuyos contenidos son inciertos, su fuente de información es limitada y sus decisiones finales son tomadas, generalmente, con ayuda de personas que no son expertas en el tema.
Fuente Soy Maratonista
 Ricardo Quezada (quesada@soymaratonista.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada