domingo, 16 de octubre de 2011

Ondas de Choque recomendado para multitud de lesiones


¿Sabes qué son las Ondas de Choque?

El tratamiento de ondas de choque es una terapia extracorporal que consiste en aplicar ultrasonidos de alta potencia en las lesiones mediante impactos electromecánicos o electrohidráulicos de alta energía provocando efectos mecánicos y biológicos.
La tecnología utilizada se aplica desde hace años para romper los cálculos de riñón y actualmente se utiliza para el tratamiento de lesiones. Precisa de ecografía para su aplicación, por lo que está mucho más focalizado y se puede actuar directamente sobre la zona afectada, a diferencia de las ondas radiales que actúan de forma más genérica.
La aplicación requiere siempre de visión radioscópica o ecográfica con anestesia local, dependiendo del tipo de lesión y de la energía a tratar. Pese a que en la primera aplicación se puede apreciar un efecto analgésico, no es hasta la tercera sesión cuando puede aparecer una considerable mejoría de la lesión.
Pese a que es un tratamiento recomendado para multitud de lesiones, también hay que tener en cuenta una serie de contraindicaciones.
De este modo, no podrá usar el tratamiento si:
  • - Dispone de marcapasos
  • - Está embarazada
  • - Sufre de una infección
  • - Tiene un tumor en la zona
  • - Tiene problemas de coagulación o toma anticoagulantes
El tratamiento con Ondas de Choque está recomendado para multitud de lesiones de tipo traumatológico como puede ser la tendinitis, la artritis y la fascitis, entre otras. Pese a ser una terapia innovadora, la maquinaria empleada ya se usa desde hace años en el tratamiento de cálculos de riñón.
Actualmente, gracias a los avances tecnológicos y a la innovación médica, las Ondas de Choque hacen posible que miles de personas puedan hacer vida normal después de sufrir una lesión.


Ventajas frente a otras técnicas
Cuando todo falla, las ondas de choque ofrecen una solución y además «con ventajas respecto a otras técnicas». La doctora Freitag las enumera: permite una rápida incorporación al deporte -bastan tres sesiones- y durante el tratamiento se puede continuar con un entrenamiento suave, un avance importante para los deportistas profesionales que no quieren perder su preparación física. Las ondas de choque se administran sin ingreso hospitalario, ni anestesia, evita las complicaciones de la cirugía y también los efectos secundarios de las infiltraciones con corticoides. Durante la sesión, el paciente puede notar alguna molestia en el punto de aplicación al que se adapta el paciente de forma paulatina.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada