viernes, 3 de febrero de 2012

Reducir el riesgo de la rotura de cadena


El accionar de los cambios cumple un rol fundamental para el cuidado de la cadena, y no sólo cuando ésta tiene mucho desgaste sino siempre, ya que en el 90% de los casos la cadena se corta justo cuando se la acciona inadecuadamente. 

Para reducir el riesgo de que se produzca la rotura debemos tener en cuenta algo muy importante: cuando las transmisiones suben se esfuerzan mucho más que cuando bajan, sean en las coronas del piñón o en los platos. (En el caso de los cambios traseros esto es válido solamente para los de resorte normal, y no para los de resorte invertido como el Shimano con mandos Dual Control.)
Lo afirmado en el párrafo anterior significa, por ejemplo, que si uno está remontando una cuesta y quiere bajar del plato más grande al mediano o de éste al chico no tiene porqué haber ningún inconveniente. Aun sin hacer ninguna pausa en la tensión de la cadena, se puede accionar el cambio y la misma bajará sin ningún problema, obviamente con la colaboración del resorte en el cambio trasero. Cuando la cadena se descalza del plato para bajar al menor que le sigue, lo hace en un instante y no se genera ese pequeño roce que hace cuando sube.
Por otro lado, los dientes de los platos que le siguen hacia abajo están siempre en la posición correcta para recibirla fielmente, ya sea en subida, bajada o llano, con o sin tensión. Shimano tiene muy bien estudiadas y resueltas este tipo de situaciones, a través de sus sistema HG (hiper-glide)  Lo mismo ocurre con las coronas de piñón cuando estamos pasando de una corona mayor a una menor. En este caso, también, aun cuando estemos en medio de una cuesta arriba, bajar de una corona más grande a una más pequeña no nos generará problema  alguno y no necesitaremos hacer pausa alguna en el pedaleo. Estemos haciendo fuerza o no, la cadena pasará limpiamente. Puede que se produzca un poco de ruido, pero el problema no pasará de eso.
Todo lo contrario ocurre cuando uno acciona el cambio trasero para subir de una corona más pequeña a una mayor, donde la  única forma en que la maniobra se puede realizar limpiamente, sin que cante horriblemente el paso y sin riesgos de que si  estamos en un ascenso la cadena simplemente se corte, es distensionando la cadena justo en ese punto, o sea dejando instantáneamente de aplicar presión a los pedales.
El ciclista experimentado hace esto aprovechando la mínima pausa que se produce en el momento en que la fuerza pasa desde una pierna a la otra. En ese instante, inconscientemente, afloja la tensión de la pedaleada, acciona el cambio y la cadena pasa limpiamente.
Otro tanto sucede con los platos. Si se quiere pasar a un plato mayor a uno menor y no se genera ese instante de distensión, el sistema se esforzará tanto que hay muchas de posibilidades de que la cadena se corte y de que, peor aun, se termine rompiendo todo. 
Este tipo de métodos para el cuidado de la cadena también hay que emplearlos en llano o en falsos planos, ya que siempre contribuyen al cuidado de ésta y evitan inconvenientes. Me parece importante también aclarar un punto que mencioné más arriba. Todo esto que mencionamos es solamente válido para los  cambios traseros de resorte “normal”, que son la mayoría absoluta de los cambios. Los cambios traseros de resorte “invertido”, como el Shimano con mandos Dual Control, trabajan en sentido opuesto; aquí el resorte está situado de forma tal en su interior que hace que el cambio se descomprima cuando la  cadena sube, todo lo contrario a los cambios normales, donde cuando se sube de corona el resorte se comprime. El sistema invertido colabora ampliamente a que la cadena suba de corona sin ningún problema, aun estando tensionada, justamente porque la simple descompresión del resorte de la pata ayuda naturalmente a que la cadena suba espontáneamente cuando uno lo libera accionando el shifter.
Diego Maldonado
Exact Bikes
info@exactbikes.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada