viernes, 2 de agosto de 2013

¿Existen cambios adaptativos a largo plazo en el transporte de lactato?





    Los cambios a largo plazo en un sistema de transporte pueden tener lugar en un período de tiempo de días o semanas, y un mecanismo subyacente podría involucrar la síntesis de nuevas proteínas transportadoras.

    Ha sido demostrado que el entrenamiento reduce la acumulación de lactato muscular y el descenso de pHi ocasionado por el ejercicio. De hecho algunos experimentos en ratas han demostrado una mejora en el lavado (clearance) de lactato en animales entrenados, en comparación con los no entrenados. Varias de las bien conocidas adaptaciones al entrenamiento, pueden ser asociadas con los cambios inducidos por el entrenamiento en la cinética del lactato sanguíneo. La pregunta es si se halla involucrada también una mejora en el transporte de membrana del lactato, ya que una capacidad incrementada de transporte podría aumentar tanto la liberación desde el músculo a la sangre (aparición de lactato) como también la desaparición del lactato sanguíneo causada por la captación del mismo por parte del músculo esquelético en reposo y de otros tejidos.
    Los efectos del entrenamiento sobre la capacidad de transporte de lactato han sido estudia

dos en ratas, pero sólo existe un trabajo al respecto en humanos. En base a su actividad física habitual, los sujetos fueron divididos en grupos: no entrenados, entrenados y atletas, y no se vieron diferencias entre los dos primeros grupos, sin embargo los atletas tuvieron una capacidad de transporte de lactato mayor que el resto de los sujetos. Las mayores velocidades de transporte fueron encontradas en dos ciclistas de carrera de 4km, y comparaciones específicas posteriores entre los atletas revelaron que se requería tanto un gran volumen de entrenamiento (frecuencia y duración) como sesiones regulares de ejercicio de alta intensidad, para incrementar la capacidad de transporte. Las mejoras en el transporte podrían deberse a un incremento de la afinidad del sustrato por el transportador, un aumento de la actividad intrínseca o cambios en la distribución del transportador, o a un incremento de la densidad de transportadores en el sarcolema.

    Por último, la posibilidad de que haya efectos a largo plazo en la capacidad de transporte lactato-protón, mediados por hormonas, no ha sido investigada sistemáticamente. Sin embargo parece que las hormonas tiroideas podrían tener un efecto, ya que ha sido demostrado que ratas hipotiroideas poseen un transporte de lactato menor, y que las hipertiroideas poseen un transporte mayor que ratas normales eutiroideas, aunque este efecto puede ser bastante inespecífico, ya que es esperable que muchas proteínas de membrana (por ej. la Na+-
    K+ ATPasa) aumenten en presencia de hormonas tiroideas. Otros estudios acerca de efectos hormonales a largo plazo sobre el transporte de lactato no han sido llevados a cabo aún.
Fuente:EF Deportes.http://www.efdeportes.com/ Revista Digital - Buenos Aires - Año 9 - N° 59 - Abril de 2003

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada